jueves, 3 de enero de 2013

''¿Sabia UD que Moctezuma... ?''

''¿Sabia UD que Moctezuma comia pescado de... ?''

En realidad al pescado era limpiado, descabezado y empaquetado en sal para su conservación.

Después era envuelto en hojas de plátano y entregadas a los painani quienes hacían el sistema de estafeta.

Los puntos que no estás considerando:

El pescado está salado y empaquetado, lo que impide que se descomponga tan rápido.

Los corredores llevaban peyote con efectos narcóticos y estimulantes.

El tiempo real de traslado del pescado, desde su captura hasta su entrega, era de al rededor de veinte horas.



La necesidad de comunicarse es inherente al ser humano, por ello se afirma que el correo se remonta a los orígenes mismos de la civilización. La palabra correo, viene del verbo correr y se remonta a épocas en que los portadores de nuevas eran verdaderos atletas, dedicados a llevar y traer noticias y documentos para la nobleza, casta sacerdotal y preferentemente para los militares, donde la información que transmitían era de vital importancia logística para el movimiento de sus tropas.
En el México prehispánico, inclusive entre los Aztecas, existían los painanis (mensajeros el Dios Painal), que en la lengua náhuatl significa el que corre con rapidez. Ellos dependían directamente del emperador y gozaban de la misma inmunidad que los embajadores, por lo cual eran respetados hasta por las tribus enemigas.
El cargo de painani era muy honroso para el que lo desempeñaba, al grado que solamente era permitido para jóvenes de la nobleza con criterio muy bien formado, cultura amplia y una capacidad física sorprendente. A los destinados para servir como correos o mensajeros, se les daban instrucción y entrenamiento especiales.
Había dos tipos de escuelas: el Calmecac para la instrucción de quienes se iban a dedicar al sacerdocio y el Telpuchcalli, para el adiestramiento común de los jóvenes. Los futuros painani acudían a este último, en donde aprendían escritura, oratoria, civismo, empleo de armas, artes, oficios, tradiciones y cantares, así como obediencia a las normas políticas y religiosas.
La instrucción se impartía por los ancianos, mezclando ceremonias religiosas con ejercicios a los que estaban sometidos los educandos, quienes debían practicar la continencia. Se buscaba hacerlos fuertes y resistentes para la lucha, a la par que austeros y prudentes.
Una preparación especial…
A los que eran adiestrados para correos, se les daba una preparación especial haciéndolos caminar saltar y correr, vigilando sus aptitudes físicas. Debían conocer los caminos, veredas y atajos del territorio de la Triple Alianza (Tenochtitlán, Texcoco y Tacuba), a lo cual era indispensable para el desempeño de su misión. Corrían día y noche, atravesaban a nado los ríos, escalaban montañas, pasando a través de distintos climas y latitudes. El aprendizaje era rudo y continuo, planeado para formar verdaderos atletas.
El mensajero debía estar siempre alerta para cualquier sorpresa, a pesar de la inmunidad que gozaba. Se le enseñaba a combatir, pero sus mejores armas eran sus cualidades excepcionales para correr con gran velocidad y una admirable resistencia de su corazón y sus pulmones.
En muchas ilustraciones les representan a los painanis con una vara o tubo en la mano y durante un tiempo se creyó que ahí iba el mensaje, pero siempre eran transmitidos en forma oral. Con el tiempo sea comprobado que lo que llevaban era una insignia que los distinguía. El mensajero se detenía en los puestos que se llamaban “Techialoyan” donde trasmitían el mensaje a su relevo. Se acostumbraba enviar dobles correos y se mantenía preso al primero hasta comprobar que el mensaje era el correcto y veraz.
Estos servicios incluían mensajes militares o como Moctezuma que los usaba también para que le trajeran pescado y mariscos frescos del Golfo de México todos los días. Cuando los españoles llegaron a lo que se conoce ahora como México, se encontraron varias sorpresas y entre ellos estaban los sistemas de correos y de traslado en grandes distancias de alimentos para consumo real. Ambas actividades se hacían a pie por los seres humanos que poblaban dicha regiones.
Fuertes y rápidos corredores…
Se cuenta que había veredas ya establecidas, que los españoles denominaron caminos reales, en donde estaban colocadas unas torrecitas cada 10 kilómetros de distancia para hacer relevos, gracias a los cuales los mensajes y mercancías llegaban con gran rapidez. El servicio era realizado por fuertes, rápidos y valerosos corredores de enormes distancias, que llevaban noticias de un tlatoani o rey a otro.
Todos estos mensajeros pertenecían  al ejército y se  ubicaban en las fortalezas militares denominadas techialoyan, edificadas en las fronteras de guerra, que servían como puestos de vigilancia y límites territoriales.  El sistema de los aztecas, en estos aspectos, fue verdaderamente eficiente, a tal grado que al Emperador Moctezuma II, diariamente le legaba pescado fresco y frutas tropicales desde la costa de Veracruz, por lo que los painanis tenían que cubrir un poco más de 380 kilómetros de distancia desde el nivel del mar hasta los 2 300 metros de altura a la ciudad de Tenochtitlán.
Por los relatos de la época se desprende que, como cada relevo cubría aproximadamente 11 kilómetros de distancia, deberían sumar cerca de 40 personas cada uno de esos relevos, que llegaban al final de su recorrido aproximadamente en un lapso de 24 horas. Se presume también que era un recorrido difícil, pues corrían tal vez descalzos o con algunas sandalias, a campo traviesa entre la luz del día y las sombras de la noche.
Esos datos nos arrojarían un cálculo de que desarrollaban aproximadamente una velocidad de menos de 4 minutos por kilómetro, lo cual era extraordinaria, porque si consideramos que, además debían llevar cargando el peso del pescado y las frutas tropicales, resulta una gran capacidad y preparación. 
http://andantenocturnomyblog.wordpress.com/2011/10/02/los-painanis/



Aprende idiomas leyendo periodicos y revistas * When you learn English, you have to learn in whole sentences and in context * Learn languages by reading newspapers and magazines * Imprime diariamente de 10 a 40 renglones de algún texto o noticia interesante o curiosa en tu idioma. Subraya de 10 a 40 palabras (según tu disponibilidad). Anótalas en columna en el espacio disponible abajo del texto o en el reverso de la hoja. Tradúcelas al inglés u otro idioma deseado. Anota el significado al lado de cada palabra. Si ya entiendes lo que lees al 50% en un idioma extranjero, repite lo anterior pero ahora con oraciones cortas (en lugar de palabras) en el idioma extranjero que ya conoces. Revisa tu trabajo y compáralo con el de otros compañeros para corregir errores. Muestra tu trabajo a tu profesor. Pídele que te sugiera otra actividad que expanda lo que acabas de realizar. Copia y comparte este trabajo, súbelo a tu blog o página personal. My Homework Network * Non-Profit Sharing Ring * Languages * Collaborative School Projects * Prof JML * Mexico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentario, frase celebre, pregunta, enlace interesante, sugerencia, etc.