domingo, 13 de mayo de 2012

Street Philosophy


La consigna nuestra de cada día

“El quinto planeta que visitó el Principito era el más pequeño de todos. Había apenas un lugar para alojar a un farol y a un farolero. El Principito se preguntaba para que serviría  en ese lugar, en el que no había casas ni población, un farol y un farolero. Sin embargo, se dijo a sí mismo.

-Tal vez este hombre es absurdo, pero por lo menos  se ocupa de una cosa ajena a sí mismo”.

Cuando le pregunta al farolero porque prendía y apagaba el farol, le respondió que “era la consigna, y que la consigna era la consigna”. No había nada que entender.

“Antes era razonable, prendía el farol por la mañana y la apagaba por la noche, pero como la tierra gira cada vez más rápido y la consigna no cambia, debo prender y apagar al cabo de un minuto sin dejarme tiempo para descansar”.

Este pasaje del Libro de Antoine de Saint Exupery nos revela a manera de fábula la realidad de la vida condicionada por :


  1. la consigna : Es decir una norma rígida que nos gobierna en todo momento, que en alguna fase de nuestra vida tuvo razón de ser , pero que actualmente ya no sirve, pero seguimos con ella por mera costumbre.

Algunas consignas que cumplimos desde pequeños, nos han ayudado a forjarnos,tales como  el sistema educativo, las reglas de cortesía etc., no obstante una vida determinada por consignas puede ser peligrosa, uno  de los comportamientos más despreciables del que se tenga noticia, tuvieron como pretexto la obediencia a órdenes superiores, o consignas de una época determinada.

  • Juana de Arco fue quemada viva, porque la consigna establecía que una mujer que vestía como hombre sólo podría ser una bruja.
  • El comercio de esclavos negros dentro de una cultura considerada ” civilizada y cristiana”, la consigna era que no tenían “alma”.
  • Los Nazis asesinaron a millones de judíos con el argumento del cumplimiento de una órden o una consigna que no se discutía, ” eran de raza inferior”.

Una consigna no se discute, se cumple y punto. Tal como lo dijo el farolero.

2. Prender y apagar el farol : En  busca del sustento cada vez se trabaja más y queda poco tiempo para la familia, apenas hay tiempo para apagar el farol ( ir a dormir) y luego debemos “prender las luces” y volver a la faena.
3. Sólo cabía un farol y un farolero : El mundo laboral  ocupa más de la tercera parte del tiempo de nuestra vida. No sorprende que no haya espacio para otras cosas u otras personas. Llevamos los problemas laborales a casa, no hablamos con nuestra pareja o nuestros hijos.

Dado que la tierra gira cada vez más rápido, es decir, los cambios  se suceden a ritmo vertiginoso, debemos cambiar de consignas conforme cambian los tiempos, pero esto rara vez sucede. El horror a lo desconocido nos esclaviza a viejas recetas.

Antes nuestros padres nos decían que si estudiábamos tendríamos garantizado el porvenir, hasta hace unos pocos años con conocimientos básicos de  dactilografía y redacción, el trabajo estaba garantizado.

Hoy por hoy se exigen diez veces más aptitudes y actitudes para poder competir en el duro mundo laboral.

Que nos dice esto ?

Debemos abandonar la consigna de que lo que funcionó en el pasado, funcionará para siempre, es menester estar atento a los ” signos de los tiempos” y buscar nuevas soluciones para los nuevos problemas.

Albert Einstein lo dijo sabiamente : ” Los problemas serán resueltos sólo si las soluciones provienen de un ámbito diferente de donde surgieron los problemas” . exige un cambio de paradigma o visión de las cosas.

Es una locura pretender  cambios en nuestra vida  si continuamos  haciendo lo mismo de siempre.

Filisofia Callejera Com
http://elrincondealfredocaceres.com/rincon/tag/albert-einstein/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentario, frase celebre, pregunta, enlace interesante, sugerencia, etc.